18 ago. 2007

Este invierno







Siente tanto frío, que lleva puestas las botas

dos calcetines de lana y un abrigo que no abriga

las esperanzas rotas...

...

7 comentarios:

Ana María dijo...

"...se descalza silenciosa
y no hay nadie que vea
el vinagre pegado
a sus comisuras..."
(a.m.v.p.)


Así de brutal.





Cariños.

Jóse Pinto dijo...

No olviden pasar por el blog.

;)

L Mery dijo...

ana maría: glup, trago despacio. Ando sensible.

jose: lei todo, te pasaste, me emocione y me rei. Uno: la edad nunca importa, menos entre amigos. Dos: los viajes son lejos lo mejor, y ese estuvo muy bueno. Tres: los pueblos perdidos son nuestra especialidad (aunque ultimamente la gente perdida, la mia propia... yo entre ellos y me disculpo!) un beso.L.

Jóse Pinto dijo...

jijiji me alegro de que te haya gustado :)
Y lo de las risas obvio que es con cariño y con respeto también... mi madre viene del mismo lugar y bueno, al menos ellos se salvaron y los que no, será porque realmente les gusta, pero para mí: naaah! hehehe.

Cariños Bye!

El Dueño de sus Cajones dijo...

Hola,conozco el invierno en Santiago. Pude estar muchas veces por allá. Afortunadamente es seco. Mi cielo gris y humedad me matan...potencia la tristeza sabes.

Gracias por visitarme y por tus palabras. Vuelve siempre!

seguriré leyéndote.

Pamela dijo...

NO hay que olvidar lo que pasa del otro lado de nuestra puerta. Querida L: terminé el libro. Gracias. ahora ya tengo a quien pasárselo. besitos

L Mery dijo...

Jose: enmienda al comentario que te dejé anoche: hoy domingo el sol gritaba una salidita, así que partimos todos los ex resfriados al zoológico y luego a almorzar por ahí... al final el resfrío se espantó en vez de contraatacar, así que fue sabia decisión. besitos.

Al Sr. del Cajón: ya le dije, muy buenos sus textos. Seguiré pasando con frecuencia por tu casa virtual (a revolver esos cajones como tú dices) para leer y entretenerme y también por un poquito de nostalgia que me da recordar Perú.

Pamela: gracias por pasar y por el aviso. Me alegra que los libros "tengan ruedas" y que se leeeean y releeean por hartas personas. Cierto caballero que en Chile mucho sabe de libros me dice que aca nadie lee, ni los que estudian literatura, ni los que escriben, ni siquiera los expertos. Puede ser, pero a mí me gusta desafiar esa "lata colectiva" pues estoy convencida de que el hábito y el gusto por la lectura de verdad es algo que se contagia, de ahí que mi biblioteca sea ambulante (sospecho que con lo que te gusta leer compartiremos esta opinión). Un abrazo grande para ti, ex-srta-Tero, jaja.