18 oct. 2009

Belleza

























.

El subsuelo del Bellas Artes está plagado de belleza.
Una al lado de otra, las esculturas de Mario Irarrázaval son un regalo para la vista y el alma.
Son muchísimas, ordenadas en una especie de apretado caos que al principio marea un poco, pero luego se convierte en un agradable laberinto que secuestra de la realidad e invita a perderse.
.
Plagaría de fotos este post, pero menos es más, así que me quedo con una escultura hecha el mismo año en que nací que, por esas cosas del destino, se llama "instinto de libertad".
(La expo está abierta hasta el 25 de octubre. A regalarse el tiempo, porque de verdad lo vale).








:)




1
"He dado el salto de mí al alba.
He dejado mi cuerpo junto a la luz
y he cantado la tristeza de lo que nace"
.
6
"ella se desnuda en el paraíso
de su memoria
ella desconoce el feroz destino
de sus visiones
ella tiene miedo de no saber nombrar
lo que no existe"

(A.Pizarnik)
.
.
.

2 comentarios:

alaiskmurasaki dijo...

Que rico es redescubrir esos rincones que siempre están presentes, pero que a veces obviamos por la simple rutina. El bellas artes es uno de ellos, un lugar para perderse largos minutos...besitos Leti Leti!!!nos vemos con 200 el jueves. jejeje

Pamela dijo...

y me la perdí no más.......