7 may. 2009

Caminar, caminar...

Cada cierto tiempo me tomo un día libre (que en realidad me lo regalan) para hacer todo lo que de lunes a viernes a veces me dan ganas pero no puedo. Me acompaño a mí misma durante horas por distintos rinconcitos de Santiago, en asuntos que son de lo más simples y corrientes y que, precisamente por eso, me hacen bastante feliz y me ayudan a cargar las pilas a mil.
Parto el día con un café. Siempre. Hay que decir que los shots del Espresso Bar, como este con chocolate blanco y gruesos cristales de azúcar, gritan por mil días libres :)











(Hay que decir también que últimamente este lugar pasa odiosamente lleno, incluso un lunes a las 10.30 AM... ¿Alguien les quiere copiar? Sería bueno. A este café vale la pena clonarlo)

* * * *

Luego alguna expo. Esta vez tenía una conversa pendiente en este lugar, así que aproveché para volver a mirar y mirar.
“El Diseño Tradicional japonés en el Arte Contemporáneo” va a estar abierto hasta junio; son 64 piezas, totalmente diversas en materiales y estilos, entre las que hay 3 de artistas que son tesoros vivientes de la humanidad. Instituto Cultural de Providencia, Metro P. de Valdivia.



















* * * *
Ahora compritas. De las ricas. Es que si quiero un té o un café rico, no pienso en otro lugar. Además que aquí ya tengo mi mesita y mi silla vitalicia.
Granos y Hojas, a la salida del metro Los Leones, justo frente al Panorámico, atendido por el gran Claudio Parra. Además de una infinidad de marcas tienen mezclas propias y unas cafeteras que tienen las 4 B (Buenas, Bonitas, Baratas y made in Barcelona :)
























* * * *

Después me las di de diseñadora textil y partí a Independencia a comprar géneros para unos peluches que me pidieron mis hijos, que les ofrecí hacer yo misma... claramente fue un ofrecimiento de esos que uno hace bajo demencia temporal ¡porque ni siquiera tengo máquina de coser!, pero ya, de alguna forma me las arreglo. Supongo que fue un impulso retardado.... pues hace poco me repetí esa película en que la Susan Sarandon tiene cáncer y, antes de morir, les deja a sus hijos chicos una colcha y una capa de mago, como recuerdo, en las que les cose unas fotos de sus momentos felices.... Uuuuf, que película esa (cuando una tiene hijos, digo).


* * * *

De ahí al cine. Amé la película, pero me odié por haber ido sola. No era una película para ver sin alguien más, porque es de esas con final que a la salida uno quiere comentar... Tampoco sé si es tan-tan-tan buena, pero como yo ando en exceso sentimental la encontré muymuymuy buena... no sé si se entiende, pero ya...



En fin, como en la sala sólo éramos tres y no estoy para andar de loca por la vida metiéndole conversa a los extraños a la salida del cine, me atrincheré en la cuadra siguiente, en el bombón oriental y, mientras me comía esas largas y delgadas milhojas rellenas de almíbar y pistacho, le iba contando la peli a la niña del mesón... algo es algo.


Ya con suficiente almíbar en las venas, me dio por caminar... no mucho que digamos, así que un poco más allá, en una banquita del parque, me senté frente al Mapocho a leer por un buen rato: Collyer.


* * * *

Mmm, empieza a refrescar.
Mmmm, parece que el otoño se quiere hacer notar.
Mmmmm, me da una lata enorme. Es que yo no quiero que este año haya invierno.

4 comentarios:

Marissa dijo...

Ay, quiero conocer esa tienda de té! Hay una muy pequeñita pero con unos tés exquisitos en Huérfanos, casi al llegar al cerro.
Cuando vengas estoy segura de que te van a encantar las tienditas que hay, de té, café, lo que quieras!

L Mery dijo...

Noooo pues, acá ya hay suficiente té; cuando vaya a verte yo quiero que me lleves a la feria del puesto de las ostras con champaña!!!!

Mary Rogers dijo...

Qué gran día...Sólo eso extraño de mi época como editora...la libertad para tomarme una mañana completa recorriendo la ciudad en calidad de turista en busca de lugares especiales y llenarme de ideas y aromas o de aromas e ideas, mejor en ese orden.
En todo caso gracias por el paseo, oye
abrazos

L Mery dijo...

María Delfina (de ahora en adelante no te diré de otra forma, jajaja).... terminé tu libro! La cantidad de recuerdos divertidos!!!!!!!!!!! La prox. sesión llevo mi multicuestionario de "lo que no se vio" :)