22 mar. 2007

Helarte de Amar

(a propósito del inicio del otoño)

Como dice la canción “amor, amor, amor, nació de ti, nació de mi, de la esperanza… nació de Dios, para los dos, nació del alma”: Cuando el amor llama a la puerta, le abres y, la mayoría de las veces, estás consciente de que se ha iniciado, por llamarlo de alguna forma, un nuevo ciclo en tu vida. Cuando ese enamoramiento persiste y te declaras “hasta las patas”, vas y promulgas a los cuatro vientos que será para siempre, porque lo que sientes es “demasiado fuerte” o “profundo” (o lo que sea que hayas dicho alguna de esas veces en que el otoño se vuelve primavera y las nubes se ven rosadas… aunque ni siquiera haya nubes). Y, ahora que ha corrido un poco de agua debajo del puente pregunto: ¿fue para siempre? ¿puede ser para siempre?

En Amor Líquido, Zygmunt Bauman, sociólogo polaco, plantea de manera muy ágil los cambios que en materia de amor enfrenta nuestra sociedad y las dificultades que estamos teniendo nosotros, los simples mortales, para algo que a primera vista puede parecer muy fácil: entregar y recibir afecto. El libro es muy entretenido y aquí van algunas citas que me quedaron dando vueltas de la primera mitad, la otra, aunque es más interesante, la comento otro día porque va ligada a otro tema (es una reflexión sobre lo globalizado que está el mundo y lo solas que están las personas, lo aisladas que están las minorías y la aplanadora con la que se mueven las comunidades más fuertes). De regreso a lo de las citas:

-“La naturaleza del amor implica, tal como observó Lucano dos milenios atrás y lo repitió Francis Bacon muchos siglos más tarde, ser un rehén del destino”

-“El desafío, la atracción, la seducción que ejerce el Otro vuelve toda distancia, por increíble y minúscula que sea, intolerablemente grande”

-“Eros puede ser hallado en cualquier parte, pero en ninguna se quedará por mucho tiempo”

-“La proximidad virtual (…) establece los parámetros de cualquier otra proximidad”

En Amor Líquido se cita varias veces el libro de Erich Fromm “El Arte de Amar”, texto aún más llevadero que, aunque fue escrito en 1959, sigue vigente en varios de sus planteamientos y que se refiere a los tipos de amor y los describe según su naturaleza: amor fraternal, materno, erótico, egocéntrico y a Dios. En el amor erótico, hace una clara distinción entre lo que es enamorarse y lo que es amar: “cuando el desconocido se ha convertido en conocido, no hay barreras que superar” por ende la ilusión desaparece, mientras que amar implica el milagro de renovar el misterio y salvar esas barreras, superándolas a diario (claro que con mucho esfuerzo y dedicación). Más adelante agrega que “la atracción sexual crea, por un momento, la ilusión de la unión, pero sin amor, tal unión deja a los desconocidos tan separados como antes (…) cuando la ilusión se desvanece, sienten su separación más agudamente”. Esto concuerda con lo que Bauman plantea frente a la actual creencia de que el “sexo seguro” es aquél que se practica con condones, o sea, si bien podría serlo en términos de procreación y/o salud, nada tiene de seguro a nivel emocional ya que, en la modernidad líquida, en la que abundan los encuentros casuales de este tipo, se genera una gran inseguridad en la medida que no es posible determinar si a partir de ese acto nace o muere un compromiso.

Siguiendo entonces con Bauman, en cuanto a su posición frente al amor, es que éste no se encuentra, sino que se crea, en un esfuerzo diario que nunca termina (esta parte no está en el libro, pero la leí por casualidad en la entrevista que dio a la revista Quid febrero-marzo 2007) lo que coincide con Fromm que indica que el amor es un arte, en el que, como en todo otro arte, se requiere de disciplina.

Me vuelvo a preguntar entonces: ¿Puede ser para siempre? sepa moya. Que cada uno elija entonces si desea aplicar el rigor del artista o seguir probando la carretera líquida que describe Bauman, circulando allí por un buen rato, aunque ello implique “helarse” un poquito antes de llegar a un verdadero amor.

Sea como sea, no hay nada como amar o ser amado y, si son ambas, tanto mejor.

1 comentario:

Sacreblue dijo...

Helarte de amar ...buen texto .

Yo tambien hice un analisis algo mas superficial a partir de algunos textos que queria citar sobre el amor ...

Y si , es un arte complejo , es una sensacion que tratas de evitar por que sabes lo que se viene ...y el trance es agotador .

Pero cuando te atrapa ...no hay como desentenderte del tema ...

Me alegro encontrarme con tu blog ...

Tenemos algunos temas en comun ...y sobre todo ....el de vivir por la musica .

Saludos .