30 jun. 2007

De Colombia, Sin Amor...

“Medellín en las noches es bello. ¿O bella? Ya ni sé, nunca he sabido si es hombre o mujer. Lo que sea. Como esas lucecitas que ya dije eran almas, viene a tener más almas que yo: tres millones y medio. Y yo sólo una, pero en pedazos”: de “La Virgen de los Sicarios” de Fernando Vallejo. Este colombiano escribe de maravillas, como si te estuviese hablando al lado, cercano, irónico, gracioso y sobre todo muy, muy directo. El libro está hecho película (que no he visto). Se trata de la historia de un hombre mayor, un gramático, cuya existencia transcurre, a voluntad, en las colonias de la periferia, ubicadas en los cerros de la ciudad, acompañado de jóvenes sicarios a los que se aferra instintivamente buscando un sentido a la vida, a la vez que vidas y vidas se desploman mientras Colombia es retratada sin anestesia por este protagonista-narrador que ama y odia a su tierra con, al parecer, igual intensidad. “Ni en Sodoma ni en Gomorra ni en Medellín ni en Colombia hay inocentes. Aquí todo el que existe es culpable, y si se reproduce más. Los pobres producen más pobres y la miseria más miseria, y mientras más miseria más asesinos, y mientras más asesinos más muertos. Esta es la ley de Medellín, que regirá en adelante para el planeta tierra. Tomen nota.” Religiosidad popular, pobreza material y espiritual, falta de horizontes, corrupción, oportunismo, violencia, amor, nostalgia, desazón, todo ello vertido en una mezcla de palabras que se leen con tanta rapidez que queda gusto a poco.

Me repetí el plato y seguí con “Mi Hermano el Alcalde” que conserva ese estilo ágil y muy sarcástico. Cuenta la historia de un pueblo chiquito llamado Támesis y, tal como dice el título, de cómo el hermano del narrador se convierte en su alcalde. Lo gracioso es que mientras este narrador es un tipo desesperanzado, casi gris, su hermano Alcalde, es uno que despunta vida, ilusión, alegría, y de allí nace un contraste grato e interesante de leer. Éste es un relato breve, que está muy entretenido y refleja esa forma tan irónica y crítica que Vallejo tiene de referirse a todo, en este caso puntual, a la democracia y las esferas de poder. Uno se encariña un poco con Támesis y descubre en él las noblezas y los vicios que, en nuestra ciudad, también encontramos a la vuelta de cada esquina. A pesar de lo radical y negativo del narrador, el libro se lee fácil pues está bien aderezado con anécdotas como ésta: “La primera vez que oí hablar de acción tutelar fue en México, cuando mi hermana Gloria, que había venido a visitarme, me contó, apretándose la barriga para no reventar de risa, cómo por una tutela había muerto Flavio Ramírez, lejano amigo nuestro con quien íbamos a dar serenatas de guitarra, violín y voz, siendo la suya, de tenor, magnífica, comparable en magnificencia tan solo a su tacañería en avaricia: Flavio no gastaba ni en papel higiénico. Para eso está El Colombiano (diario principal de Colombia), decía. Pagó Flavio durante años las cotizaciones obligatorias en la Caja de Previsión Social, una compañía estatal de seguros médicos, atracadores de la salud, y cuando se retiró, para no haber pagado tanta plata en balde, se inventó una enfermedad del corazón. Le hicieron todo tipo de chequeos y nada, tenía un corazón de veinte años. Entonces, furioso, sintiéndose engañado, le puso a la Caja de Previsión una acción de tutela y, tras un pleito que se arrastró dos años se la ganó, y tal como él quería lo tuvieron que operar: le hicieron una operación a corazón abierto y le trocaron una vena de una pierna en aorta: murió en la operación. Lo sacaron en camilla de difunto, con los pies por delante. ¡Ay Flavio, qué bueno que le ganaste la tutela a esos asquerosos de la Caja de Previsión! ¡Lo que nos hiciste reír! Nos acordamos mucho de ti en México”.

Otros de Vallejo son: “El desbarrancadero”, “La Rambla Paralela”, “El Río del Tiempo”, “Logoi” (de gramática), “La Tautología Darwinista” (de biología) y más. Dicen que “Los Caminos de Roma” también es muy bueno, debe ser, aunque por lo pronto, yo estoy sintiendo que no todos los caminos me llevan a Roma. El último que escribió es “La Puta de Babilonia” que por estos días, en Chile, se vende, justamente, como pan caliente, aunque aquí corresponde hacer una aclaración: en este caso la puta no es precisamente de carne y hueso, sino la iglesia católica, donde imagino que a Vallejo, no lo quieren ver ni en pintura.

Fernando Vallejo nació en Colombia, pero hace buenos años reside en México, donde ha escrito todos sus libros y filmado, creo, tres películas. Aparte de escritor y cineasta es biólogo y un defensor a ultranza de los derechos de los animales.

5 comentarios:

FIESTA REVENTÓN 7/7/7 dijo...

hola!
este sabado
7 del 7 del 7


Cabroteatro y Tirofijoproducciones
lo invitan a usted y familia a


En vivo desde las 22 hrs en punto.
Silverjack, Orate y LiLiTS.
Para seguir con la fiesta más prendía,
hasta las 5 de la mañana.
Dj Syne1 + Dj Piri
Copetes Baratos!!!
Proyecciones de video clips, trailers, cortos
y mucho mas.

Meli dijo...

Pasaba a dejar mi comentario pero la verdad he intentado tantas veces que me aburri si queda queda

Saludos

Pamela dijo...

Ya me lo han recomendado otras personas. Así que ahora con tu entusiasmo, tendré que hacerme el tiempo.

L Mery dijo...

Pame: gracias como siempre, lo del link, un honor. Me emociono el post a tu amiga... te deje una nota. Un abrazo grande y mucho mucho animo, que hay que darle vida a la vida para que la cosa ande.

Steparius dijo...

Hola!

que buen blog

y esa película tan tan difícil de describir ...inefable

;)

oye te leo con más calma y te cometo tus posts

saludos!