2 mar. 2008

Deseos Versión 31.0




Pasó un año desde que escribí de esto… y en un año pasan muchas cosas (más y menos que las que uno a veces desea...o espera) no aprendí a tocar guitarra, pero de recuerdo me queda un kilo de ganas versión stand-by, la propia guitarra, un afinador y un par de buenas conversas con mi profe cuya paciencia es digna de ser santificada (aunque lo suyo eran las leyes y todavía no conozco abogados tan santos, así que quizás exagero, pero hagamos una excepción, sólo por hoy). Sí leí a Murakami con toda la calma del mundo y abrí con esas letras como setecientas mil ventanas (hacia adentro y hacia afuera) y fue gracioso… de paso contagié esta murakamimanía al que se me pasó por delante (El Ateneo me dio las gracias, pero no la comisión, jaja). La espalda me sigue doliendo porque nunca busqué al mentado doctor, así que sigo pidiendo datos. Lo de las fotos anduvo mejor, pero igual no soy la Nelly Furtado así que más bien tengo que cantar que “en mis fotos NO estás” porque siempre me olvido la cámara en los momentos precisos.



Si sirve de algo puedo agregar que me aprendí las calles de Santiago (cambié el mapa del peatón por el del conductor… es que las calles ya no son todas gloriosamente reversibles como cuando uno anda a pata) no toqué ni una sola vez la bocina y aprendí a estacionarme en dos milímetros cuadrados. Aún así ando con ganas de dejar el auto por una bici, claro que ahí no sé si voy a poder cantar tan suelta de cuerpo como lo hago adentro del auto. Casi no aparecí por el supermercado, pero organicé re buenos asados y paseos de curso (es fome que yo lo diga, pero es cieeeerto). Aprendí entendí y me sumergí en la tv digital. Lloré piolita en el cine, en la ópera, leyendo, en el teatro y conversando de cosas tristes… y eso es mucho porque le hago el quite a llorar lo ultra más que pueda. Me reí mucho más que lo que lloré claro está. Conocí gente linda del alma como esta tera, la dueña de estos poemas, alguien que no tiene blog pero que debería tener uno por cada libro que ha escrito y que antes de conocerme pensaba por mis correos que yo era una simpática y avispada “artesa piltrafienta” (omito lo que dijo tras conocerme, porque me da plancha), intercambié un par de correos muy lindos con esta paloma, volví a ver a varios amigos de infancia, me armé un “barrio virtual” de excelentes “vecinos” y en la vida real, la de carne y hueso, esa en la que uno se saluda, se mira, se sonríe y se toca, compartí con, gente linda, gente buena, gente divertida y gente encantadora…



Este año no tengo deseos especiales, sólo con hacer un poco menos que el año pasado me declaro feliz, así que mientras escribo esto sólo tengo claro que no voy a estudiar nada fuera de horario, no voy a seguir de “delegada” y feliz paso a apoderada nn (nada de organizar asados, ni revistas, ni paseos de curso), supongo que voy a escribir un poco menos en este sucuchito y bueno, en el camino veremos qué más se puede recortar para dedicar más tiempo al ocio, es que me hace falta sentir así: “sin tener que” hacer cosas, a cambio este año sólo quiero hacer lo que me de ganas de hacer. Veremos. Mientras, ya desempolvé un par de libritos para dejar de ser “lectora por consumar” frente a sus portadas y le volví a poner ojo a una pila de CDs que no oía hace rato y ya. A pesar de marzo y toda esa onda voraz que se apodera de las calles, las tiendas, los trabajos, siento que voy en cámara lenta y que, por lo mismo, la sonrisa esta vez me va a durar más, si tuviera que ponerle ritmo a todo esto sería la paz de la “primeira pedra” o “pelo tempo que durar” de M Monte.

7 comentarios:

Manchas de tinta dijo...

Hace tiempo que no entraba. Una vez aquí, corro a ver tu página y me encuentro con esto; me sigue cautivando la forma en que escribes. Me produces ese contagio rico de querer agarrar lápiz, papel y comenzar a escribir.

Saludos linda.

Ana María Vilchez dijo...

A mí tal vez no me den deseos de escribir - aún teniendo el oficio que tengo - pero sí al leerte unos inmensos deseos de ser feliz. Con lo pequeño de algunas cosas y lo grandioso de otras: como nuestra amistad.

Estoy a full mi niña con dos proyectos. Un poco cansada pero bien. Y he tenido que ponerle pilas recargables a mis neuronas, para que todo funcione (tooodo, todo).

No estoy segura de un viaje a Santia ahora en marzo, pero si te anticipo fecha del Recital Poético que daremos el 24 de abril a las 19:00 en el Campus Santiago de la UTALCA.

Ojalá resulte algo pra luego y nos veamos.

Abrazo doble, amiga.


P.S. Mándeme su dirección, cargo y nombre completo para ver si la incluímos en la base de datos de las personas a quienes se les envía invitación a las actividades culturales de la UTALCA en Santiago.



Uhhhh...me extendí un poquito.

L Mery dijo...

Ana Maria: gracias, seguro voy a verte el 24, sera jueves asi que luego si tienes tiempo podemos ir a celebrarrrrr (x lo de los datos, no te preocupes q los tienen). mandame el link si publican algo antes o despues. (Los proyectos son del Hogar o es otra cosa?.... mmmm.... soy curiosa por esencia)

Manchita: Si te dan ganas ¡agarra vuelo entonces! tú tienes lo que se dice pasta para eso... y la “tinta”, claro. Ya sabes que acá la puerta está siempre abierta y a mí me encanta que pases...(pd en algunos textos habia cierta fragilidad... con un buen descanso seguro deviene en fortaleza. Abrazote)

Shidi ! dijo...

Ay ! todo se pone tan suave y dulce con Marisa! Hasta las penas se ponen con olor a vainilla cuando ella está cantando.
A mí siempre me ha dado un poco de autopudor ponerme metas tan explícitas. Debe ser por el temor a no poder cumplirlas... lo más parecido a eso que hago es anotar los años nuevos en un papelito que fue lo que no me gustó del año q terminó y en otro, lo que quiero que suceda para el nuevo año. Pero como mi memoria dejó de tener características elefantísticas desde que salí de la universidad (quién sabe por qué!), me sorprendo una vez concluido el año, por lo que pedí, y las cosas que casi siempre se cumplieron.
Entonces apelo a la meta simple. Está bien ser ambicioso, pero hay que ser compasivo con uno mismo también.
Este año para mí es un par de páginas en blanco que tengo que llenar con mis desafíos profesionales, que llevan mucho de alma también.
Y seguir aprendiendo a respirar antes de actuar.
Respirar una y dos y tres veces si es necesario.
un abrazo grande para ti, que tengas lindo año
Shidi !

Mary Rogers dijo...

La gracia de estas listas es que te das permiso para elegir lo que realmente quieres, postergar el resto de acuerdo a la vida y volver a empezar cada año. No te perdono lo de la guitarra! Búscame en la office de nuestro sitio real de encuentro (al lado de la enfermería) y te doy el dato de un traumatólogo encantador y top que te quitará el dolor de espalda (también tengo otro de un masajista)
Un abrazo
PD: verás que tengo poco tiempo para los 'sucuchitos' pero me gusta encontrarme con tus letras

L Mery dijo...

Shidi!... olor a vainilla para las penas, rosas para las alegrias y a cafe para los recuerdos raros. Toda la suerte para esos proyectos, que a mi, cuando van de la mano del arte (como me tinca q son los tuyos), mas que proyectos laborales me parecen proyectos de vida (de una vida linda, quizas menos facil, pero mas linda!!!!)

Mary, cuando me tome uno de esos gloriosos dias a mitad de semana "para hacer nada" (o "perderme en la ciudad" como suelo decir yo) pasare al ladito de la enfermeria, sera tremendo gusto! Gracias x lo del dato, creo que voy a necesitar los 2!!!! Un abrazo, L.

Pamela dijo...

Liiiiinda! Ojalá este año nos dé más tiempo.

Un beso enorme