30 abr. 2008

Tome Asiento

Soy curiosa por esencia,
así que cuando vi esta puerta sin puerta
no pude resistirme y entré...

.
.
.
Y me encontré a esta silla lista y dispuesta...

.
.
.
Para recibir a quien quisiera sentarse
en esta otra silla y entablar una conversa...

.
.
.
Y donde caben dos también caben tres...

.
.
.
Y aunque no somos todos iguales,
podemos ser muy parecidos...

.

.

.

Y así, parecidos en lo que realmente cuenta,
encontrarnos en los lugares menos esperados,
saber encontrarnos, que es lo que importa.

Miro las cuatro sillas largo rato e imagino y también recuerdo.
Los cuatro asientos raídos y gastados me provocan tantas cosas.

Cierro los ojos, lista para seguir abriendo aquí y en otros lados
muchas otras puertas.
Tic tac, tic tac, tic tac, parece que el tiempo se pasa volando.
A lo lejos una voz conocida me llama y yo pienso:
¿para qué se preocupa?
Si ya llego, seguro que llego.
.
.
.
.
Entonces trato de volver,
pero me sorprende encontrar en mi regreso otra nueva puerta.

5 comentarios:

El Guanaco Volador dijo...

Hola bien hallada L Mery,mil gracias por tus palabras e igualmente gracias por esta entrada tan buena. Me gustan mucho estas fotos

Nuestro abrazo grande también para ti

Shidi ! dijo...

lindo recorrido L !
recorrer la vida como si fuera el último día,
eso es lo que he corroborado estas semanas con tanta flor
gracias por los abrazos, otros para ti tb
salú
Shi !

Víctor(H) dijo...

Que buena la secuencia!! Yo me hubiese sentado en la segunda silla, es la que más me identifica!
Saludos,

Ana María Vilchez dijo...

Claro que tomo asiento!!

Un poquito tarde, después que nos vinos la última vez, pero bueno...
Tú me conoces me sentaré en todas.

Un abrazo amiga querida.
Gracias por estar.

Pamela dijo...

¿qué andaba haciendo yo , que me había perdido este post maravilloso? algún día me contarás.....besos