24 mar. 2007

Setenta y Siete

Marzo 2007, murieron dos personas a los 77 años: Jorge Díaz, el dramaturgo chileno y Jean Baudrillard el filósofo y sociólogo francés.

En lo que respecta a Díaz, admito que nunca me ha gustado mucho el teatro del absurdo, aunque si escarbo un poquito en mis recuerdos, se me viene una imagen vaga de un teatro semioscuro y lo bien que lo pasé cuando vi el cepillo de dientes en el colegio. De Baudrillard bien poco sabía, así que agradezco el regalito que me llegó la semana pasada (“Cool Memories” del cual más adelante escribo algunas citas, porque está muy bueno).

Retomando; esta nota no es tributo ni mucho menos, lo que pasa es que al leer los diarios y escuchar varios programas de radio en los que decían “…ha muerto a los77 años…” me quedó dando vueltas que a los 77 uno todavía está muy joven para morirse. No soy de quienes le temen a la muerte, pero sí admito que me gustaría vivir haaaaaaaaarto, sobre todo para poder disfrutar en grande la época de la vida en la que uno viene de vuelta (¿existirá verdaderamente eso de venir de vuelta en algún minuto?). Trato de pensar cómo será mi vida de anciana, e imagino que a los 77 uno todavía no se debe sentir ni cerca de esa categoría. ¿seguiré alegre? ¿estaré sorda? ¿me convertiré en una VDM (vieja de mier…)? ¿usaré unos tremendos anteojos? ¿estarán todos mis amigos? ¿podré seguir tomando café como condenada? ¿viviré en la playa? ¿viviré todavía?

Muchas preguntas por hoy. Me conformo con continuar avanzando año a año, mientras disfruto el regalo que tiene cada día, porque es bueno aprender a sorprenderse con lo cotidiano y porque es lindo dejarse encantar.

3 comentarios:

Alfredo dijo...

hola
gracias por la visita a mi blog, espero que lo sigas leyendo, siempre es bueno saber que hay gente que aprecia el cine...veo que te gusta la serena, vives en stgo??
saludos
alfredo

L Mery dijo...

Hola Alfredo, gracias a ti por pasar de vuelta. a la serena voy muy seguido porque me case con un serenense... y me encanta la iv region, mas que nada el valle y los pueblitos mas chicos. ademas he pasado momentos muy lindos por alla. saludos. y sigo leyendo tu blog. leticia

René Alvarado dijo...

ojala que uno pudiera vivir, de ahi a cuantos años da lo mismo, esa es la gracia de vivir que no somos como los yogurth con fecha de vencimiento premeditada, pero eso si siempre nos va salir un siga participando