20 jul. 2009

D+a+r

Hoy escuché esta canción mientras empezaba un libro en un café a la salida del cine. Hace mucho que no la oía. No pude seguir leyendo. A veces pasa eso: justo una de esas canciones que te llevan un poco a no se dónde, que te transportan lejos y te dejan muy arriba (o muy abajo, depende) Y ya ha pasado un buen rato, y sigo con la canción aquí en la radio mental... muy arriba, pensando en lo lindo de dar/recibir, sobre todo cuando adivinan tu sonrisa, o tu adivinas (o regalas) otra.

3 comentarios:

Marissa dijo...

Hace mucho que no la escuchaba también. Y debo agradecerte porque ahora que la escuché me doy cuenta de que me estoy reconciliando con Silvio. Hubo un tiempo en que lo tenía que escuchar por obligación :) Un abrazo!

L Mery dijo...

Maripossísima! el viernes nos acordamos taaaaaaaaanto de ti con la Caro desde una mesita en la Rep. Independiente de Providencia, con un mechada palta, jiji.
Un abrazote más largo que todos los brazos de la gente del video juntos!!!!!!!!!!! me alegra tanto que al menos de esta forma y con fbook y toda esta cosa virtualosa sigamos un poco "al lado", kilómetros y mares mediante....

Cariños Mil (dos mil, tres mil, infinitos) Síiiiiii, nunca se me quita lo exagerada ;)

Pamela dijo...

Es que además, ESA canción