25 oct. 2009

T de tristeza y tratar




.
.
a esta bicicleta le dolió el porrazo.
incluso, si uno se acerca, podría oír que está llorando.
(aunque, para estar seguros, habría que preguntarle a las piedritas del río)
.
El sol arriba se enternece e ilumina el doble,
le dice que no importa, que no es la primera bicicleta que cae al agua.
que así como llegó hasta aquí solita, podrá levantarse y continuar.
.
la bicicleta lo intuye, pero no se anima.
porque tiene la certeza que de ahora en adelante, nunca más su alegre campanilla
volverá a sonar igual.
.
(C) la foto la tomé prestada de un álbum de esta semana del gran JL Perelló, que tiene la bondad de compartir sus andanzas en Tokio
.......................................................................................
Hace ocho días, recorté esto en el Mercurio y lo guardé en un cajón, en el que pongo miles de recortes que me provocan algo al leerlos. Ese día nada tenía yo que ver con la tristeza, pero lo recorté igual... pensando recordarlo dentro de muuuuuuuuuucho tiempo más. Pero sucede que a veces, como la vida, los cajones inesperadamente también se revuelven.
"LA TRISTEZA: Difícil definir este extraño sentimiento. Mezcla de dolor, desgano, angustia y falta de esperanza. A veces se parece a la melancolía de los antiguos —como la que padecía Hamlet— y que fue tan dignamente descrita por Robert Burton en su “Anatomía de la melancolía” (1621).
Además, las cosas que provocan tristeza son muy disímiles: desde la ausencia de un ser querido hasta un paisaje, pasando por determinados climas o una imagen periodística.Tristeza puede provocar el llanto de un niño, el fluir de las aguas del río, la idea de la muerte o una biblioteca vacía.
De otra parte, hay personas tristes, países tristes, situaciones tristes, recuerdos tristes. Como palabra, posee un campo semántico tremendamente vasto. La Academia, con esa sabiduría suya milenaria, define tristeza como “cualidad de lo triste”. Y al adjetivo le consigna ocho acepciones diferentes: desde la aflicción y la pesadumbre hasta la insignificancia e insuficiencia.En fin, es posible que no haya sentencia más lapidaria de oír que ésta: “Estoy triste”. Pues, ¿qué significa? ¿A dónde conduce? ¿Cómo se auxilia? Lo más extraño de todo es que, en cierta forma, la experiencia de la tristeza provoca al mismo tiempo una tenue y rara dulzura, un curioso solaz. Hay un cierto complacerse en la tristeza, un misterioso encantamiento. Tal vez —sólo tal vez— porque la soledad es todavía peor..." (B.B.Copper, El Mercurio, Viernes 16 de octubre 2009)
.

2 comentarios:

Pamela dijo...

Es que esa bicicleta es para ponerse a llorar!!
¿cualidad de lo triste? sólo ellos pueden......qué barbaridad.

Nos vemos pronto :)

L Mery dijo...

avisa cuando dejes el plata y te vengas a visitar el mapocho... y vamos a las Est. a lo de los libros... y nos ponemos al día...
un abrazo triple
(ando cargada al abrazo :)