17 nov. 2010

Libros subrayados y con esquinas dobladas

(página 513) "(...) Me parece que fue en la primera carta, ¿verdad? En realidad, desde que me despedí de ti el verano pasado, señor pájaro-que-da-cuerda, no he hecho más que pensar y pensar en aquél momento, seguía dándole vueltas como el gato que contempla la lluvia. ¿Qué demonios era aquello? Pero, a decir verdad, no creo que pueda explicártelo bien. Quizás algún día, dentro de un tiempo -no se si diez o quizá veinte años-, si llega la oportunidad, cuando sea ya una mujer adulta y más inteligente, entonces pueda decirte: "En realidad..." y explicártelo bien. Pero de momento, por desgracia, me da la sensación de que ni tengo la capacidad ni la filosofía necesarias para transformarlo en palabras."
.
.
.
.
.
.
.
(página 681) "(...)Rezo para que exista algo que te proteja siempre"
.
.
.
.
.
.
La última vez que tomé este libro fue hace casi tres años (por esto). Pocas veces he disfrutado tanto un libro en verano. O un verano mismo. Aunque a este 2011 le tengo fe.

3 comentarios:

Pamela dijo...

Bueno, mientras no sean libros "subrallados" todo está bien. Tenemos las mismas manías veo. Sólo que últimamente me ha dado por donarlos subrayados y todo.

Téngale fe al 2011 y usted misma:)

Pamela dijo...

¿Y ahora donde puxas están mis libros de Murakami? la mudanza todavía no se concreta, hasta que el último libro tenga su lugar en medio del caos

L Mery dijo...

Y? decantó el caos? Hoy me puse a leer a Millán, que nunca me aburre. Has leído ese de los libros que son como taxis esperando pasajeros, a veces nuevos y veces los mismos?