5 ago. 2008

Por la city...

Santiago es una linda ciudad, ni que decir; por lo mismo hay que adueñarse de sus espacios, recorrerlos y gozarlos. Son de todos: démosle puesss! Sugerencia del día, para arrancarse a la hora de almuerzo o para dedicar más tiempo un sábado o domingo (porque los domingos no son fomes, los fomes somos nosotros!):

Plaza Italia/ Bustamante

Parada 1: las wonderful fotos de Magdalena Correa en el edificio telefónica: pre-cio-sas. Desiertos inundados de telas de colores, carpas, gente arrugada y reformada por el sol en el desierto de Gobi y en el de Atacama, las dunas visitadas por las huellas de quien sabe quién. Una expo iluminada, colorida, bonita y agradable a la vista. Todo un recreo. Si va con niños tanto mejor, a los míos les encantó el video de 8 minutos “arriba” del tren Transmongoliano.


Parada 2: la vida sin café no es vida. Lo mismo ocurre sin pasteles, sin pizza, sin pastas, para algunos sin cerveza tampoco... Si cualquiera de las alternativas aquí nombradas le piace, entonces hay que pasar por el Amadeus, un cafe con buena música, de radio, pero buena igual y con linda vista al Parque, donde uno sin querer se encuentra a los amigos (me encanta cuando me pasa eso!). Los croissants rellenos de manjar, bañados en chocolate blanco y espolvoreados con láminas de nuts son grandes y ricos, lo mejor: $500, ideales para llevar. (Grl. Bustamante 50, a una cuadra exacta de la Telefónica)



Parada 3: justo al frente está el nuevo Café literario de Providencia. No es necesario ir a leer, basta mirar y ponerse a pensar porqué no había estos lugares, ni wifi gratis, ni ciclovias asi de lindas hace 10 años atrás. Quiero volver a la universidad.... Bonus track: hay una gran pileta donde algunos tiran sus monedas en busca de un deseo; además hay unas gigantes, verdes y semifrondosas araucarias dignas de robar un par de minutos de contemplacion... es que tambien uno se puede poner contento con “nature-x in the city”, jaja.

Parada 4: si va con niños: avanzar hasta la maraña de metal y elásticos unos metros más allá y que les hacen sentir trapecistas del Du Soleil o escaladores del Himalaya, claro, los chicos siempre sueñan en graaaande.

Parada 5: si esta cansado, por ahí muy cerca, tengo una amiga que hace los mejores masajes de Santiago. Advertencia: bastante adictivos, hay que decir.

Parada 6: siga por donde quiera, que los edificios son casi todos lindos, las protecciones, los portones de fierro macizo, las cornisas, los detalles de cemento, los postigos, todo tan antigo pero bien cuidado, en fin hay tanto más que definitivamente es un espacio que da para perderse un ratito por la ciudad.

Próxima parada... ni idea.
Dejemos que el viento mejor nos lleve....

1 comentario:

Pamela dijo...

Yo quiero ir!!! pero por ahora no se puede.....buuhhhh . Pero es una delicia pasear de tu mano por estos lugares que sé que me esperan. (ya vamos a ir!)