13 sep. 2009

Septiembre

mucho queda por decir y callar
y también quedan uvas para llenar la boca
.
.
.
.
.
.
Ya casi se acaba un invierno que contra todo (personal) pronóstico, ha sido memorable.
Ya no le temo al frío.
Ya no le temo a tantas otras cosas.
Bienvenida seas, primavera.
Bienvenidas las flores, los colores.
Bienvenidas las pausas, las palabras, los silencios.
Bienvenida la mano del escultor en un tobillo de mármol que no resultó ser tan frío.
Bienvenidos los libros, justo esos.
En octubre ya pasarán (muchas)otras cosas.
Es que octubre tiene su genio, al menos siempre me ha parecido que es así :)

1 comentario:

Shidi ! dijo...

no sabes cuánto estoy almacenando estos primeros días de primavera en SCL. Porque se viene una temporada otoño-invierno laaaaaarga.
Pero voy por eso mismo q escribiste en este post; justamente eso y una primavera invisible (al menos para el mundo),
un abrazote !