15 may. 2008

Dia libre, ciudad hermosa...

Un día uno puede comenzarlo en el banco, conociendo a su ejecutivo por vez primera, o puede desayunar sola en una librería y leerse casi entera una novela sobre sábanas rojas que le cayó (literalmente) sobre la cabeza cuando buscaba otra cosa, o conversar con amigos que no se ve hace tiempo, o entrar al diario que uno cree es el más caótico del mundo y a cambio disfrutar un buen rato de agradable paz, o estar en una esquina cualquiera y de casualidad ser testigo de cómo llegan los refugiados Palestinos con sus no-pertenencias y sueños a territorio chileno y esperar a la amiga que viene en el metro a unas 2 estaciones aplaudiendo a las mujeres con ese (para mí) inentendible velo junto a un carrito manicero, los carabineros, unos 30 fotógrafos y a cientos de personas desconocidas, en la calle, sonreir y seguir aplaudiendo en un acto reflejo aunque no se conozca a nadie, o comer por primera vez un falafel que es un pan pita con pasta frita de garbanzos, lechuga, tomate, cebollas y una crema rara y deliciosa que parece que es de sésamo en un sucucho chico y gracioso que dice “pasteles y cafe árabe” pero que no tiene ni pasteles ni café, o conocer una pastelería respaldada por FONADIS y masticar unas nueces dulces conversando de cosas dulces con una gran amiga, o entrar al MAC y no poder entender cómo Zañartu tenia los amigos maravillosos que tenía y sólo podía pintar esos cuadros grises, tristes, sufridos y oscuros, o entrar al Bellas Artes a ver la expo del trabajo y descubrir que eran paneles en medio del hall de ingreso y no maravillosas gigantografias inundando un gran salón como yo imaginaba, o ir al centro cultural abajo de La Moneda a ver la expo de la Violeta-segunda-parte-a-pedacitos y aunque se va expresamente a eso al final no entrar y a cambio decidir conversar ahí mismo un café con alguien que te cuenta sus planes de recorrer el mundo y descubrir que al final no son “just” planes y que el pasaje es para septiembre y que seguramente no nos volveremos a ver por años y alegrarse y a la vez conmoverse por eso, o recibir una llamada de alguien que espera afuera del Tobalaba para ver I Centi Passi y llegar toda apurada para descubrir que empieza una hora mas tarde y decidir esperar en el Liguria cambiando machas por ostiones y cansancio por risa, o volver a casa y dar y recibir besos lindos grandes y pequeños, o descubrir en otra conversa lo igualmente “difacil” que es para muchas ser madre y esposa, o abrir el facebook como cabra chica que esta con juguete nuevo y responder mensajes de gente que uno no ve hace diez años pero parece que sólo dejó de ver ayer, o agarrar otro libro que iba a medias y terminarlo en medio del agua de una tina bien rica... o hacer todo eso en un mismo día y agradecer que todavía tengo muchos más a cuenta y que la vida es linda y el otoño una gran estación y la energía es mucha y la buena onda también y reconocer que es rico trabajar y cansarse para poder así redescubrir el ocio y la libertad en sus justas dimensiones. Un día puede ser mucho o poco, puede ser nada o todo, puede ser lo que uno decida que sea, sólo basta decidirse (algo que a su vez puede ser mucho o muy poco.... uf, cosa de nunca acabar).

5 comentarios:

Víctor Hugo dijo...

Hola Mery. Después de leerte, al menos queda claro que hay hartas opciones por día no?
Saludos,

Ana María Vilchez dijo...

Hay días en que sólo miramos y se puede ser tan feliz...



Abrazo amiga.

Ana María Vilchez dijo...

La llamo amiga.
Demasiados días sin saber de usted.



Abrazo.

Pamela dijo...

Te leo y me maravillo. Un día exquisito es el que relataste, pero sólo por que es TUYO único e irrepetible. Quizás par otros no tenga gracia, a mi me pareció magnífico y sólo sueño con algún día, no muy lejano en que haremos cositas así, riéndonos y contándonos pedazos de la vida y de cómo por ejemplo a mí, esos velos de las mujeres orientales me parecen tan maravillosos....

L Mery dijo...

Victor, al dia de hoy le sumo un cuento tuyo. Vale? Te comento alla mejor.

Ana Maria: Y? cdo por Santia? la vez pasada fue muy apurada la cosa. Oye, me encantaron los videos de Darinka Guevara y Jordi LLoret, novedosa y creativa forma de difundir la poesia... el tuyo era el mas, como decirlo... ¿hot? buenisimo y delicado a la vez.

Pame: Gracias por pasar. Yo siempre pensaba que hablar cosas asi, medio personales eran una gran lata para los otros, pero resulta que son los que mas me comentan despues cdo me junto con mis amigos y gente querida en la "real life", de hecho tengo 5 falafel pendientes, jaja. Cierto, cdo vegas nos tenemos que juntar, partir x Yungay la vez pasada fue buen comienzo pero hay re mucho mas que aplanar. Abrazos, L!!!!